Recetas tradicionales

No coma nada con cara: una discusión sobre comer carne

No coma nada con cara: una discusión sobre comer carne


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La premiada serie de debates, "Intelligence Squared U.S.", concluyó su temporada de otoño con "Don't Eat Anything with a Face", moderada por el corresponsal de ABC News, John Donvan. El debate se centró en los impactos físicos, psicológicos, ambientales y morales provocados por el consumo estadounidense de proteína animal.

Como era de esperar, el tema provocó una fuerte reacción de veganos y omnívoros por igual. El presidente del programa, Robert Rosenkranz, anunció a los miembros de la audiencia que la respuesta en línea antes del debate fue tan grande que el sitio web de Intelligence Squared no pudo manejar el aumento masivo del tráfico. Ninguno de sus eventos anteriores ha despertado tanto interés.

¿Qué hizo que el público se sintiera tan atraído por algo tan básico como la comida? Rosenkranz especuló que se debía a que nuestras elecciones dietéticas se habían convertido en una forma de marca.

Elegir comprar alimentos orgánicos y cultivados localmente, o consumir solo una dieta basada en plantas, es parte de nuestra identidad que transmite nuestros valores personales al resto del mundo. Por ejemplo, ser vegano implica que valoras tu propia salud y el bienestar de otras especies y el medio ambiente. Sin embargo, ¿es posible ser ecológico, ético y consciente de la salud sin dejar de consumir carne? Los cuatro panelistas del debate buscaron responder esa misma pregunta.

En su argumento de apertura, el Dr. Neal Bernard M.D. testificó sobre los efectos negativos que los productos animales tienen en nuestra salud. Creció en una familia donde la carne, específicamente la carne roja, estaba presente en casi todas las comidas. Cuando tenía poco más de 20 años, estaba diseccionando un cadáver cuando su instructor le señaló una sustancia dura que recubre los vasos sanguíneos del cadáver. "Ahí está tu salchicha de la mañana", dijo la maestra. Elegir comprar alimentos orgánicos y cultivados localmente, o consumir solo una dieta basada en plantas, es parte de nuestra identidad que transmite nuestros valores personales al resto del mundo.

Desde entonces, el Dr. Barnard ha dedicado su práctica al estudio de cómo la dieta de una persona afecta el peso corporal, el dolor crónico y la diabetes. Citó casos en los que los pacientes que padecían diabetes tipo 2 se curaban simplemente cambiando a un régimen estrictamente basado en plantas. Continuó diciendo que otros estudios implican que las personas que consumen carne tienen un mayor riesgo de Alzheimer e incluso cáncer.

Contrarrestando el argumento del Dr. Barnard, Chris Masterjohn, Ph. D., investigador de ciencias de la nutrición y bloguero de The Daily Lipid, citó su propia experiencia personal. Masterjohn vivió como vegano durante varios años y desarrolló varios problemas de salud que incluían letargo, irritabilidad, ansiedad y caries durante ese tiempo. Afirma que muchas vitaminas y minerales solubles en grasa, esenciales para la salud ósea, dental e incluso psicológica, se obtienen de manera más eficiente al comer carne. Masterjohn sugiere que las enfermedades que el Dr. Barnard atribuye a la carne son en realidad el resultado del procesamiento de alimentos modernizado respaldado por la investigación del dentista y defensor de la nutrición Weston Price. A partir de la década de 1920, Price estudió cómo la salud dental de las personas que vivían en áreas desarrolladas difería de las que vivían en entornos menos modernizados. Encontró que las áreas desarrolladas tenían una tasa mucho mayor de caries, que Price atribuyó a una dieta de granos refinados y azúcar. Masterjohn concluyó que una dieta simple, sin procesar y bien balanceada no tendría ninguno de los efectos negativos que presentó Barnard.

Gene Baur, presidente y cofundador de Farm Sanctuary, una organización que rescata animales de granjas comerciales, estaba más preocupado por el aspecto ético del debate. Baur declaró, refiriéndose a nuestra capacidad para obtener nutrientes de fuentes vegetales en lugar de "asesinar" animales, "Si podemos vivir bien sin causar daño, ¿por qué no lo haríamos?" Agregó que siempre que se crían animales para el consumo, por muy humana que sea, siempre hay explotación.

Joel Salatin, un agricultor alternativo de tercera generación, no estuvo de acuerdo con Baur. Salatin expresó su profundo amor, compasión y respeto por los animales que cría. También argumentó que la integridad ambiental depende del ciclo de vida. Las plantas alimentan a las presas, que alimentan a los depredadores, que mueren y se descomponen para proporcionar nutrientes a las plantas. Todo lo que vive debe morir.

Ambos lados del debate pudieron estar de acuerdo en que la agricultura comercial a gran escala era una industria peligrosa y presentaron datos sobre la calidad nutricional y las consideraciones éticas que faltaban en las producciones alimentarias modernas.

"No coma nada con cara" fue una discusión animada con emociones fuertes para ambas partes. Sin embargo, de este debate parecería que la información sobre los defectos de salud relacionados con el consumo de animales "felices" criados en libertad, alimentados con pasto, como parte de una dieta balanceada, aún no está clara en este momento.

Dicho esto, sugeriría por el uso de Salatin de la palabra "vestirse" en lugar de "sacrificar" cuando se refiere a los momentos finales de un animal, que incluso él siente algo de culpa por ello. Entonces, dejando de lado las preocupaciones de salud, ¿los consumidores de carne alguna vez podrán sentir que su identidad de marca está tan moralmente intacta como sus contrapartes veganas? Talvez no.


6 preguntas sobre ser vegetariano en Rusia

No hay una cifra exacta sobre el número de vegetarianos que viven en el país, pero se cree que representan entre el tres y el cinco por ciento de la población, y la mayoría vive en las grandes ciudades, principalmente Moscú y San Petersburgo. Los veganos también se incluyen en esta estimación.

Las razones para elegir este estilo de vida varían: a algunas personas simplemente no les gusta el sabor de la carne, algunas piensan que abstenerse de comer animales es mejor para su salud, mientras que otras lo hacen por razones éticas.

"No me gustó el sabor de la carne desde la infancia, pero seguí comiéndola simplemente porque me servían platos de carne en todas partes: en casa, en la escuela, en la universidad, en cafés y restaurantes", dice Olga de la ciudad rusa de Serov. ahora vegano. Luego conoció a un vegetariano y decidió seguir su ejemplo por un tiempo. Finalmente, comenzó a comer carne nuevamente, pero descubrió que tenía un impacto negativo en su salud, por lo que decidió excluirla gradualmente de su dieta.

"El aspecto ético de la cuestión me llegó un poco más tarde y de repente", recuerda. Cuando vivía en India comenzó a reconocer el valor de la vida hasta de los animales más pequeños, como las hormigas, lo que la llevó a abstenerse de comer carne porque significaba apoyar a las industrias que dañan a los animales. Dejó de comer carne y en los últimos años fue más allá para excluir todos los productos animales de su dieta por razones de salud y éticas.

Si bien el número de veganos y vegetarianos sigue siendo bastante pequeño en Rusia, algunas celebridades crean conciencia. Los vegetarianos rusos incluyen al fundador de la plataforma de redes sociales líder en el país y rsquos, VK, Pavel Durov, y el naturalista más popular del país y rsquos, Nikolai Drozdov, de 81 años, que no ha comido carne durante más de 45 años. (Por cierto, ¿sabías que León Tolstoi también era vegetariano?)

2. ¿Hay cafés, restaurantes y tiendas vegetarianos?

Si bien el vegetarianismo está lejos de ser la corriente principal en Rusia, la cantidad de personas que evitan la carne está creciendo, al igual que la cantidad de empresas que atienden sus necesidades. Hay varios restaurantes vegetarianos / veganos en Moscú y San Petersburgo, y tiendas de comestibles donde puedes comprar un montón de sustitutos de la carne y alimentos saludables. Muchos de estos lugares también ofrecen comida a domicilio y sin carne. Incluso hay marcas ecológicas como el fabricante de zapatos Az-Art y la tienda de maquillaje Biozka que no venden nada hecho con productos de origen animal.

“Me hice vegetariano hace cinco años y unos meses después me mudé a Nizhny Novgorod por un año. Allí era imposible encontrar nada para ese estilo de vida, excepto el tofu que encontré en un supermercado francés, recuerda Erwann de Francia. & ldquoSin embargo, ahora escuché que la situación allí ha cambiado para mejor y que se han abierto algunas tiendas nuevas. En Moscú todo es mucho más fácil: aquí se pueden encontrar muchas tiendas vegetarianas (Jagannath es como el paraíso) y restaurantes. & Rdquo

3. ¿Hay productos y platos rusos que sean aptos para vegetarianos?

La cocina rusa puede estar dominada por la carne, pero todavía hay muchos platos deliciosos aptos para vegetarianos. Los miembros de la iglesia ortodoxa realizan ayuno y se abstienen de carne, huevos, pescado, mariscos y todos los productos lácteos durante los períodos del año: vareniki (albóndigas tradicionales rellenas de patatas, repollo, requesón o bayas), variantes sin carne de schi y sopa de remolacha, ensalada de vinagreta y pasteles de champiñones son solo algunos de los platos sin carne. Vea el relato de primera mano de Ajay Kamalakaran de la India, quien compartió su experiencia de probar algunos platos rusos vegetarianos tradicionales.

4. ¿Cuál es la actitud rusa predominante hacia los vegetarianos?

El público en Rusia, especialmente fuera de las grandes ciudades, todavía tiene una opinión bastante conservadora sobre no comer carne. Según una encuesta de 2018, uno de cada cinco encuestados (20 por ciento) cree que esa dieta es buena para la salud, mientras que el 39 por ciento piensa lo contrario. La creencia generalizada entre estos últimos es que una dieta vegetariana podría causar problemas de salud debido a la falta de nutrientes y proteínas que se encuentran en la carne.

Los vegetarianos a menudo se enfrentan a preguntas de familiares, amigos, colegas o incluso personas al azar interesadas en saber por qué no comen carne. Tampoco es raro que las personas intenten convertir a los vegetarianos en carnívoros, alegando que la carne animal es una parte esencial de la dieta humana.

& ldquoSi hay un vegetariano en alguna reunión, ¡los primeros 30 minutos de la discusión se centrarán en él o ella! Es como decirle a alguien que no bebe alcohol: todo el mundo piensa que necesita antibióticos, un alcohólico en recuperación o está embarazada, ¡ninguna otra explicación funcionará! ”, Dice Alexandra, una periodista de Moscú. & ldquoSi dices que eres vegetariano, puedes ser considerado un psicópata o alguien que simplemente está siguiendo una tendencia. & rdquo

Las generaciones mayores pueden ser culpables de no tomarse en serio el vegetarianismo y pueden seguir adelante y servir carne a sus nietos, sin importar si la quieren o no.

"Mis vecinos a menudo me invitan a cenar, pero aunque saben muy bien que soy vegetariano, todavía me ofrecen platos de carne con regularidad", dice Erwann. & ldquoRecientemente hicieron kholodets (un plato tradicional ruso de carne en gelatina) y no tuve otra opción que negarme. & rdquo

5. ¿Es posible sobrevivir al invierno de Rusia y Rusia sin comer carne?

"Uno tiene que comer carne para sobrevivir al invierno" es uno de los argumentos más populares que los vegetarianos escuchan en Rusia en el día a día, especialmente de las generaciones mayores. Según Maria Dobrovolskaya de la Academia de Ciencias de Rusia (enlace en ruso), la agricultura en el norte del país se desarrolló lentamente durante los siglos XII y XIII cuando comenzaba la Pequeña Edad de Hielo, por lo que la gente no tuvo más remedio que comer lo que estaba disponible. : carne y pescado.

Sin embargo, los relatos personales modernos muestran que sobrevivir sin carne no es de ninguna manera imposible. Tamara, de 32 años, profesora universitaria de Moscú, dice que no ha sido un problema para ella. Como ex amante de la carne, se cambió a una dieta vegetariana hace dos años debido a creencias éticas y no ha tenido ninguna dificultad para vivir sin carne durante el invierno.

"Hay todo tipo de productos disponibles en las tiendas de Moscú y rsquos, pero la cuestión de la ropa plantea algunos problemas", dice. & ldquoRecientemente aprendí que incluso las chaquetas de plumón de ganso se fabrican de manera no ética y se les quita las plumas a los pájaros mientras están vivos, así que ahora tengo un problema para encontrar algo para el invierno. & rdquo

6. ¿Cuáles son los problemas clave que enfrentan los vegetarianos / veganos en Rusia?

Aparte de la falta de opciones de ropa y la actitud pública un poco tediosa, los vegetarianos también dicen que puede requerir mucho esfuerzo mantener su estilo de vida. Anna de Moscú, que fue vegetariana durante siete años antes de detenerse en 2015, recuerda que fue un período interesante de su vida, pero no quiere volver a él porque simplemente le tomó demasiado tiempo planificar y cocinar la comida. además de ser más caro. "Esto no era algo que una persona de ingresos medios pudiera pagar", argumenta.

Otros señalan que ser vegetariano en Rusia significa contar constantemente a todos sobre sus hábitos alimenticios. "Tengo una amiga vegetariana que se queja de la necesidad de recordarle a la gente que no come carne cada vez que está en público", dice Oleg de Moscú. & ldquoRecientemente, en una fiesta, alguien pidió una pizza, pero se olvidó de que era vegetariana (estaba en otra habitación y no podía recordárselo), por lo que terminó eligiendo la salchicha antes de comérsela. & rdquo

Otro problema, planteado por Olga, que tiene un hijo de siete años (un niño vegetariano saludable), es cómo hacer frente a mantener la dieta de su hijo y rsquos mientras está en la escuela o con familiares: & ldquoA veces puede ser difícil evitar enloquecer y no arruinar la vida personal. relaciones! & rdquo

A pesar de todo eso, todos reconocen que la situación está mejorando. "En las grandes ciudades hay cada vez más cafés, restaurantes, tiendas y libros para veganos y vegetarianos", dice Olga. & ldquoEl círculo de estas personas en Rusia está creciendo y se inspiran mutuamente, compartiendo sus experiencias e historias en línea. En general, los veganos en Rusia disfrutan de una vida mejor (y más divertida). & Rdquo

Si utiliza cualquier contenido de Russia Beyond, en parte o en su totalidad, proporcione siempre un hipervínculo activo al material original.


El impacto de la carne en la salud

No es necesario que renuncie a la carne para tener una dieta saludable, y para los adultos mayores, un poco de carne puede ser algo bueno, pero debe limitar su consumo. Los estudios que parecían exonerar a las grasas saturadas no tomaron en cuenta lo que las reemplazó en las dietas de las personas: carbohidratos refinados o grasas insaturadas. Y la revisión de Annals fue controvertida, y muchos expertos en nutrición y salud señalaron que no incluía la totalidad de la evidencia con respecto a la carne y la salud, cuestionando la forma en que se realizó el análisis y rechazando las conclusiones.

"Cuando se trata de cáncer y enfermedades cardíacas, hay muchos datos que muestran repetidamente que hay una mayor incidencia en las personas que consumen una gran parte de su dieta en forma de carne", dice David Levitsky, Ph.D., Stephen H. Weiss Presidential Fellow en la división de ciencias nutricionales de la Universidad de Cornell.

“Las recomendaciones para reducir el consumo de carne tienen dos propósitos principales, uno es reducir la exposición a las grasas saturadas. La otra, y más importante, es que cuanta más carne come, menos otros alimentos, como verduras, ”dice Christopher Gardner, Ph.D., científico de la nutrición y profesor de medicina en el Stanford Prevention Research Center en Stanford, California. "Se trata del contexto de una dieta más completa".

Sin embargo, al mismo tiempo, comer algo de carne roja puede aportar importantes nutrientes. Primero, es una fuente concentrada de proteínas, que es importante para prevenir la pérdida de músculo (sarcopenia) que ocurre con la edad. (Los adultos mayores deben consumir alrededor de 0.6 gramos de proteína por libra de peso corporal al día; eso es alrededor de 90 gramos para alguien que pesa 150 libras). Puede obtener proteínas de otras fuentes: pescado, lácteos, aves, nueces, frijoles y tofu. , por ejemplo, pero la carne de res "es una fuente importante de hierro", dice Levitsky. "Comer carne aumenta la disponibilidad de hierro, especialmente de plantas cuyo hierro no siempre está disponible". La carne de res también tiene cantidades significativas de zinc, niacina y vitamina B12. Muchos adultos mayores no obtienen suficiente vitamina B12 y las deficiencias están relacionadas con problemas nerviosos, como hormigueo, entumecimiento y pérdida de memoria. La carne de cerdo fresca también aporta estos nutrientes, además de la vitamina B tiamina, importante para regular los niveles de azúcar en sangre y la función nerviosa y cerebral.


¿Por qué Dios prohibió comer carne con sangre (Génesis 9: 4)?

En Génesis 9, Noé recibe un pacto del Señor. Parte del pacto eliminó las restricciones anteriores contra el consumo de carne, lo que permitió a Noé y su familia matar animales para comer. Sin embargo, la asignación venía con esta condición: “Pero no comerás carne que aún tenga su sangre vital” (versículo 4).

Una de las razones por las que Dios prohibió el consumo de sangre animal en el Antiguo Testamento fue para enseñar a respetar el carácter sagrado de la vida. La sangre se considera un símbolo de vida en toda la Biblia (véase Levítico 17:11). La primera mención bíblica de la palabra sangre se encuentra en Génesis 4:10 donde Dios le pregunta al asesino Caín: “¿Qué has hecho? ¡Escucha! La sangre de tu hermano me grita desde el suelo ". El derramamiento de sangre representa la pérdida de vidas. En el Nuevo Testamento, la "sangre de Cristo" es una figura común de expresión para la "muerte de Cristo" (Efesios 2:13 1 Pedro 1:19).

Según la Ley de Moisés, ciertos alimentos se consideraban impuros para el consumo, incluida cualquier carne que todavía tuviera sangre (Deuteronomio 12:16). La iglesia primitiva instó a los creyentes gentiles a abstenerse de comer carne con sangre para no ofender a sus hermanos judíos y distanciarse de las prácticas de los paganos (Hechos 15:20).

Otra razón del mandato de Dios de no comer carne ensangrentada, sin duda, se refería a los sacrificios. La sangre era la única expiación por el pecado (2 Crónicas 29:24; Hebreos 9:22), por lo tanto, la sangre se consideraba algo sagrado. Dios quería asegurarse de que la sangre de los sacrificios siempre se considerara preciosa. Para preservar el aprecio de la gente por los sacrificios, Dios no podía permitir que la sangre se convirtiera en un alimento común.

El trato humano de los animales puede haber sido otra razón por la que Dios le dijo a Noé que no comiera carne con sangre todavía. Dios no quería que la humanidad actuara como los animales carnívoros, que atraparon a su presa y comenzaron a comerla de inmediato. En cambio, debían drenar la sangre del cadáver y así asegurarse de que el animal estuviera muerto antes de ser consumido.

Además, algunos han sugerido que Dios pudo haber dado este mandato por razones de salud. La presencia de sangre en la carne significa que no está completamente cocida, y comer carne cruda puede provocar enfermedades o malestar. Reconocemos este peligro hoy, como lo atestiguan las advertencias exigidas por el USDA que se encuentran en los menús de hoy en día: "El consumo de carnes, aves, mariscos, mariscos o huevos crudos o poco cocidos puede aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos". En las culturas antiguas, el riesgo podría haber sido aún mayor, dados los estándares más bajos de seguridad alimentaria.

En Cristo, estas leyes alimentarias son obsoletas y el Nuevo Testamento no da ninguna instrucción general para la iglesia con respecto a la comida (Romanos 14:14 1 Timoteo 4: 3). Romanos 14: 1 & ndash4 enseña: “Acepta al cuya fe es débil, sin pelear por asuntos discutibles. La fe de una persona le permite comer cualquier cosa, pero otra, cuya fe es débil, solo come verduras. El que come de todo no debe tratar con desprecio al que no come, y el que no come de todo no debe juzgar al que come, porque Dios los ha aceptado. ¿Quién eres tú para juzgar al sirviente de otra persona? La Escritura permite al cristiano tener libertad individual con respecto al consumo de carne y cómo se cocina.

En resumen, Dios prohibió comer carne ensangrentada en el Pacto de Noé y en la Ley de Moisés. Es probable que haya razones tanto espirituales como físicas detrás de esta prohibición. En Cristo, tenemos libertad de elección en este asunto. Sin embargo, como con toda la libertad cristiana, debemos usar el autocontrol para evitar lastimar a otro creyente (Romanos 14: 13 & ndash22). En última instancia, comer cualquier cosa debe hacerse para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31).


Los diferentes tipos de dietas vegetarianas

Enrique Díaz / 7cero / Getty Images

"Soy un vegano de nivel 5, no como nada que arroje una sombra", dijo el personaje de dibujos animados Jesse Grasse en la serie de televisión "Los Simpson". No es raro que la gente se pregunte: "¿Qué pueden comer los vegetarianos?" La verdad es que las personas que siguen un estilo dietético vegetariano pueden comer todo lo que quieran. La diferencia es que las personas que se identifican como vegetarianas escoger no comer ciertas cosas.

Los vegetarianos tienen sus razones para elegir su estilo de vida dietético, ya sean razones de salud, aversión por las carnes o amor por los animales. Si está decidiendo qué tipo o tipo de vegetariano quiere ser, piense qué tipo de comida quiere incluir o evitar. No es necesario que entre en una de estas categorías vegetarianas estándar, pero comprenderlas le ayudará a pensar en sus objetivos a corto y largo plazo si elige seguir un estilo de vida vegetariano o vegano.


4. Cambiarás la forma en que funcionan tus genes.

Los científicos han hecho el notable descubrimiento de que los factores ambientales y de estilo de vida pueden activar y desactivar los genes. Por ejemplo, los antioxidantes y otros nutrientes que ingerimos en los alimentos vegetales integrales pueden cambiar la expresión genética para optimizar la forma en que nuestras células reparan el ADN dañado. La investigación también ha demostrado que los cambios en el estilo de vida, incluida una dieta basada en plantas, pueden disminuir la expresión de genes del cáncer en hombres con cáncer de próstata de bajo riesgo. Incluso hemos visto que una dieta basada en plantas, junto con otros cambios en el estilo de vida, puede alargar nuestros telómeros, las tapas al final de nuestros cromosomas que ayudan a mantener estable nuestro ADN. Esto podría significar que nuestras células y tejidos envejecen más lentamente, ya que los telómeros acortados están asociados con el envejecimiento y la muerte más temprana.


La guía de los amantes de la carne para comer menos carne

Reducir la ingesta de carne y lácteos puede ayudar a mitigar el cambio climático. Melissa Clark tiene ideas sobre cómo hacerlo deliciosamente.

Durante toda mi vida adulta, me he deleitado con filetes de costilla raros y Camembert rezumante. No soltaré mi muslo hasta que haya roído cada trozo de cartílago y piel dorada, y es mejor ni siquiera hablar de tocino tan crujiente que no se doble para ese primer bocado de cerdo.

Sin embargo, en los últimos meses, he reducido mis chuletas de cordero y mis sándwiches de queso a la parrilla. Y si usted es un consumidor de carne y lácteos que sufre por el estado ambiental de nuestro planeta, entonces puede estar pensando en hacer lo mismo también.

Comenzó en la primavera, cuando mi colega de alimentos, Julia Moskin, se asoció con Brad Plumer del departamento de clima del New York Times para informar sobre cómo nuestro sistema alimentario actual está contribuyendo al cambio climático. Los resultados fueron claros como el cristal y profundamente deprimentes. La producción de carne y lácteos por sí sola representa el 14,5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, tanto cada año como de todos los automóviles, camiones, aviones y barcos combinados. Es una estadística asombrosa.

Siempre había considerado que mis elecciones alimentarias estaban fuera del problema. Recibo una caja de productos agrícolas locales cada semana y frecuenta el mercado de agricultores para obtener más verduras, así como cereales y carne criada de forma ética. Limito los mariscos que no son sostenibles, y cuando compro en un supermercado, casi siempre lleno mi carrito con alimentos integrales orgánicos que no están altamente procesados ​​(aparte de la ocasional bolsa de Cheetos).

Sin embargo, se están acumulando pruebas de que esto no es suficiente para tener un impacto. Solo los cambios drásticos marcarán la diferencia. El Instituto de Recursos Mundiales, un grupo de investigación ambiental, recomienda que las naciones ricas reduzcan su consumo de carne de res, cordero y lácteos en un 40 por ciento para cumplir con los objetivos de emisiones globales para 2050.

Convertirse en vegano sería la forma más respetuosa del planeta, seguida de volverse vegetariano. En mi caso, esas dietas serían una responsabilidad profesional y, para ser perfectamente honesto, no sé si tengo la fuerza de voluntad para ceñirme a cualquiera de ellas. Amo demasiado la carne y los lácteos como para renunciar a ellos por completo. Pero comer menos de ellos, eso puedo hacer.

Por el lado positivo, comer menos carne y lácteos significa que hay más espacio en mi plato para otras cosas deliciosas: pan de masa fermentada realmente bueno untado con tahini y mermelada casera, bourguignon de champiñones sobre un montón de fideos y todas esas alubias moteadas que sigo queriendo. para ordenar en línea.


Diez vegetarianos nos dicen cómo se sienten realmente con respecto a las hamburguesas imposibles y más

En mayo de 2020, Impossible Foods y Beyond Meat vieron un aumento en la demanda a medida que la pandemia de COVID-19 desaceleró la producción de las industrias de carne de res y porcino. Más famosos por sus alternativas a las hamburguesas, estos productos forman parte de una categoría de alimentos conocida como "análogos de la carne", productos a base de plantas diseñados para imitar la carne, lo que explica por qué se creó una demanda cuando la carne real era más escasa. Pero también surge la pregunta: ¿las hamburguesas Impossible and Beyond están realmente destinadas, o son adecuadas, para vegetarianos?

Este problema salió a la luz últimamente cuando estaba cenando con un amigo vegetariano de toda la vida, Ali Ryan. Ella tomó una foto del menú del pub donde estábamos comiendo para agregar a su creciente catálogo de restaurantes que recientemente han reemplazado sus opciones de hamburguesas vegetarianas más tradicionales con una hamburguesa Impossible o Beyond.

“Para alguien que ha sido vegetariano toda su vida o la mayor parte de su vida, simplemente no hay deseo por el sabor de la carne. En todo caso, hay una aversión ”, dice Ryan. “Reemplazar una verdadera hamburguesa vegetariana, algo sustancioso y sabroso para un vegetariano disfrazado y servido en un panecillo, por una hamburguesa de imitación de carne de res es efectivamente eliminar una opción para un vegetariano y agregar una para un carnívoro entretenido con la idea de los lunes sin carne. . "

Como omnívoro de toda la vida que recientemente había probado una hamburguesa Imposible, podía ver su punto. Si no hubiera sabido lo que estaba comiendo, me habría parecido una hamburguesa decepcionante, pero aceptable. ¿Otros vegetarianos se sienten así, me pregunté? Naturalmente, no se encontró un consenso claro, no todos los vegetarianos eran iguales en preferencias o razones para convertirse en uno, pero los consultados tenían opiniones sólidas y se plantearon muchas cuestiones interesantes.


Las 14 cosas más tontas con las que los carnívoros tienen que lidiar

¿Cómo va esa broma? "¿Cómo puedes saber si alguien es vegano / vegetariano? No te preocupes, te lo dirán". Por supuesto, no todos los vegetarianos encajan en el estereotipo pretencioso y, comprensiblemente, no les gustan las suposiciones constantes. Al igual que los carnívoros están cansados ​​de ser catalogados como un T-Rex glotón y babeante de colesterol. Pero los tiempos han cambiado. Los vegetarianos ya no son marginados, como algunos todavía mantienen. Y con la salud convirtiéndose en una tendencia de este tipo (incluso si no siempre se cumple bien), los consumidores de carne se están convirtiendo en un objetivo más habitual de la vergüenza por la comida.

¡Suficiente! A continuación se muestran las 14 cosas más tontas con las que tienen que lidiar los consumidores de carne.

1. Ser demonizado por activistas de los derechos de los animales por comer carne.

Podemos comer carne y seguir siendo defensores de los derechos de los animales. La mayoría de los consumidores de carne quieren que los animales sean tratados con la mayor humanidad posible, y muchos de ellos participan en los esfuerzos para detener el abuso animal al igual que lo hacen los vegetarianos. Por otro lado, muchas frutas y verduras provienen de granjas que explotan a los trabajadores migrantes con salarios bajos. ¿Es usted, vegetariano o carnívoro, comiendo esos productos? Estamos hablando de seres humanos, no de animales. Los vegetarianos probablemente querrían que esos trabajadores recibieran un salario decente y recibieran un trato justo, ¿verdad?

2. Recibir críticas por no tratar a los animales exactamente como a las personas.

Como seres con funciones cerebrales superiores, deberíamos preocuparnos por el bienestar de los animales, pero el hecho es que los animales no son personas. En algunas partes del mundo, los animales son tratados como mascotas, amados y cuidados casi como miembros de la familia. En otras secciones, esos mismos animales se utilizan como fuente de alimento. Perros, gatos, cobayas. Aquí, eso sería extraño, si no francamente horrible para algunos, pero eso es solo una forma de vida en ciertas partes del mundo. Diferentes personas, diferentes crianzas, diferentes dietas.

3. "¿Tienes alguna idea de lo que hay en eso?"

4. Ser bombardeado por fotos grotescas de "esta es la realidad de la carne".

No nos importa un documental de vez en cuando, o incluso fotos que revelen la verdad. Somos personas de mente abierta, recuerda, comemos carne y verduras. Pero sugerir es una estrategia mucho mejor que forzarlo en las redes sociales. A los vegetarianos no les gusta ser emboscados debido a su vegetarianismo. Por favor, concédenos la misma cortesía.

Además, la mayoría de nosotros nunca hemos tenido nociones románticas de lo que sucede en un matadero. Nos damos cuenta de que los animales deben ser sacrificados y masacrados para que podamos comerlos, y eso nunca se suponía que fuera un asunto agradable. También sabemos que algunos actores de la industria cárnica son peores que otros. No estás volviendo loco aquí.

5. "¿Sabes lo que eso le está haciendo a tu interior?"

Sí, la carne está entregando deliciosos paquetes de ayuda a una zona de hambre que los necesita desesperadamente. Escuche, sabemos que la carne en grandes cantidades no es lo mejor para nuestra salud, pero ¿sabe qué? Sabe delicioso y no somos perfectos. Nadie es. Si la felicidad para ti es llevar bolsas de cien libras de col rizada y tofu para prepararte para los CrossFit Games, hazlo.

6. Se espera que atienda a los visitantes vegetarianos, mientras que nunca se espera que los vegetarianos cocinen carne para los comedores de carne visitantes.

Eliges comer lo que quieras. Elegimos comer lo que queremos. Nunca ha escuchado la frase "opción carnívora". Qué doble estándar jugoso y asado a las llamas. Sabes que todavia es posible cocinera carne sin que se te meta en el estómago, ¿verdad?

(Relájate, estamos bromeando. Si les das este argumento a tus amigos vegetarianos, probablemente seas un idiota. Suspiro, problemas con la carne).

7. "Ugh, en realidad no vas a comer eso, ¿verdad?"

Bueno, lo estábamos, hasta que decidiste comenzar la conferencia --- no, sabes qué, carne para siempre:

8. "¡La producción de carne hace un gran daño al medio ambiente!"

Absolutamente, cuando la reducción de costos y ganancias son las preocupaciones principales, cualquier industria puede convertirse en un caldo de cultivo para la insensibilidad e ignorancia ambiental, y la producción de alimentos es particularmente vulnerable a esto. No dude en escribirle a su congresista, boicotear esas empresas u organizar una protesta. Tu amigo que come una hamburguesa con queso después de un largo día de trabajo solo está tratando de vivir su vida.

9. "¡Puedes obtener toda tu proteína de estas cosas que no son carne!"

Mmmm, sí, como frijoles, lentejas, garbanzos, quinua y yogur. Todas esas cosas suenan bien. Pero surge la pregunta: ¿hace compras en una casa de retiro? ¿O quizás otro lugar donde los dientes son opcionales?

10. "Verduras" es una palabra mucho más larga que "carne".

¿Tener que pronunciar cuatro sílabas en lugar de una sola? Lo sentimos, esta es la era de la brevedad y la gente tiene poca capacidad de atención. Ahora, los vegetarianos podrían preguntar: "¿Qué tiene eso que ver con ---" DEMASIADO TARDE YA ESTAMOS COMIENDO NUESTROS BISQUES.

11. Tener que acomodar a los amigos vegetarianos a la hora de salir a comer.

Los vegetarianos no son los únicos que tienen un número limitado de lugares para comer. Como comedores de carne que salen con amigos vegetarianos que insisten en comer una comida de verdad, también tenemos menos lugares para comer. Y nosotros no siempre mente hacer el sacrificio. Oye, son nuestros amigos. Los aceptamos por quienes son. Most of the time.

12. Having to explain bacon.

It's hard to understand if you don't eat it. Bacon is really great and meat eaters are not shy about expressing their love for it. We absolutely respect that it doesn't fit your diet, but don't ask us to explain its powerful and delicious magnetism.

13. Being lectured on how humans were never meant to eat meat.

Humans evolved into the superior species of the planet in part because of eating meat. That's right. Eating meat played a significant role in making our brains larger, as well as increasing our social and communication skills. Also our digestive systems are built for it. It's safe to say most people are fairly disgusted when animals are abused, but it's ironic when a vegetarian voices well thought out reasoning against the killing of animals. Because without the hunting and meat-eating portion of evolution, they might not have been physiologically able to.

14. Being called lazy or ignorant for not analyzing every aspect of where our food comes from.

To be blunt, some people just don't have the time to think about where their food comes from or what's happening to farm animals. In a perfect world, we would love for there to be zero animal suffering, 100 percent work efficiency and to see people living longer and healthier lives than ever before. But the cold hard truth is that 46.5 million people in the U.S. live in poverty. About 22 million people are underemployed. One in six people in the U.S. is food insecure, a nice way of saying they sometimes go hungry. These people don't necessarily have the luxury to worry about where their food comes from, or what's in it, or how it will be packaged and produced. Their most pressing concern is, "Will we tengo food?"

Meat eaters can and should care about decreasing animal cruelty. We can and should increase the efficiency of food production, which may even mean decreasing our total meat consumption. We can and should increase health awareness. But even if we are the most healthy, efficient and humane we can be, some will still view us as slobbering barbarians simply because we eat meat.


Vegetarians Who Eat Meat

The latest cookbook by Mollie Katzen, author of vegetarian bibles The Moosewood Cookbooky The Enchanted Broccoli Forest, includes recipes for spinach lasagna and vegetable tofu stir fry with orange ginger glaze. It also includes a recipe for beef stew. No, not "beef" stew, in which some soy-based protein substitute is dressed and spiced to look (and sort of taste) like meat. Beef stew. With real beef. From a cow.

Considered one of the chefs most responsible for the mainstreaming of vegetarianism in the 1970s and '80s, and a vegetarian herself for 30 years, Katzen began eating meat again a few years ago. "Somehow it got ascribed to me that I don't want people to eat meat," Katzen said. "I've just wanted to supply possibilities that were low on the food chain."

For as long as people have been foreswearing meat, they've also been sneaking the occasional corn dog. The difference is, vegetarians used to feel guilty about their sins of the flesh-consumption. Now, thanks to the cachet attached to high-end meat, they are having their burgers without sacrificing the moral high ground.

The word "flexitarian," meaning someone who mostly eats vegetarian with the occasional cheesesteak thrown in, has been around for a while. But only recently have former vegetarians been so smug about their forays to the dark side. "There is something almost primal about it," writes lapsed vegetarian Tara Austen Weaver, describing her first meat-buying expedition in The Butcher and the Vegetarian. "I haven't actually hunted dinner myself, but I set my sights and claimed the prize I sought." The "primalness" of the meat-eating (or meat-purchasing) experience comes up a lot in these conversion narratives, which inevitably take place at a quaint, family-run butcher shop. Some of these shops are even run by former vegetarians and vegans, such as Fleisher's, the upstate New York store where Julie Powell (of Julie y juliafame) learned to carve up a steer for her forthcoming Cleaving.

Buying only grass-fed, sustainably raised (and incredibly expensive) meat allows former vegetarians to maintain the same sanctimony they expressed with their old "I don't eat anything with a face" T shirts. In response to an article by Jonathan Safran Foer about his decision to give up meat, a Brooklyn meat moralist wrote, "lovingly raised meat is not as hard to find as [Safran Foer] seems to think&mdashat least not if you have the good fortune to live near a farmers' market. Almost all the sheep and cattle and most of the pigs and chickens raised by the farmers who sell at those markets have spent their lives in the fields, free to run, graze and root as their natures dictate." This is the argument used by born-again carnivores like Katzen: eating meat is not ethically wrong. Eating ethically wrong meat (i.e., the cheap, mass-processed, hormone-stuffed burgers and steaks that constitute 80 percent of the meat sold in the U.S.) is wrong.

While it's true that sustainably raised, grass-fed beef may be better for the consumer, it's hard to argue that it's ultimately better for the cow. What these steak apologists seem to be missing is that no matter how "lovingly" the cow was raised, no matter how much grazing or rooting he did in his life, he gave up that life to become their dinner. Carnivores who only ate the flesh of animals that had died of natural causes at the end of long, satisfying lives might have a claim to moral superiority, but what to call them? Corpsevores? And if these organic farm animals have such great lives, isn't the more humane thing to eat a cage-raised, industrially processed chicken? At least we'd be putting it out of its misery.


The lion that wouldn&rsquot eat meat

From 1946 to 1955, A female African lion, born and raised in America, lived her entire lifetime of nine years without ever eating meat. 1 In fact, her owners, Georges and Margaret Westbeau, 2 alarmed by scientists&rsquo reports that carnivorous animals cannot live without meat, went to great lengths to try to coax their unusual pet (&lsquoLittle Tyke&rsquo) to develop a taste for it. They even advertised a cash reward for anyone who could devise a meat-containing formula that the lioness would like. The curator of a New York zoo advised the Westbeaus that putting a few drops of blood in Little Tyke&rsquos milk bottle would help in weaning her, but the lioness cub refused to touch it&mdasheven when only a single drop of blood had been added.

The more knowledgeable animal experts among the many visitors to the Westbeaus&rsquo 100 acre (40 hectare) ranch also proffered advice, but nothing worked. Meanwhile, Little Tyke continued to do extremely well on a daily diet of cooked grain, raw eggs and milk. By four years of age she was fully grown and weighed 352 pounds (160 kg).

As Georges Westbeau writes, it was &lsquoa young visitor&rsquo to Hidden Valley ranch who finally put his mind at ease in response to the question of how Little Tyke could be persuaded to eat meat (thought to be essential for carnivores to survive):

The owners of Little Tyke, though apparently not Christians, were so reassured by this that they no longer worried about her refusal to eat meat, and turned their attention instead to refining her &lsquovegetarian&rsquo 3 diet further, learning of new grains to add to the lioness&rsquos food. These numerous grains were ground and stirred together while in the dry state, then cooked and mixed with the milk and eggs. The lioness was fed this mixture each morning and evening, and sometimes at midday as well. (To condition her teeth and gums&mdashas she steadfastly refused all offers of bones to gnaw&mdashLittle Tyke was given heavy rubber boots to chew on, which generally lasted about three weeks.) The lioness not only survived on this diet, she thrived. One of America&rsquos &lsquomost able zoo curators&rsquo apparently said that the lioness &lsquowas the best of her species he had ever viewed.&rsquo

As well as Little Tyke, the Westbeaus cared for a menagerie of other animals at their ranch. A large number of the many visitors to Hidden Valley were motivated by the prospect of seeing &lsquothe lion that lives with the lamb&rsquo&mdasha situation similar to the prophecies of Isaiah 11:6. The sight of the lioness living placidly alongside sheep, cattle, and peafowl made a profound impression on many visitors. Television footage 4 and newspaper photos of Little Tyke also moved many people, such as one who wrote, &lsquoNothing has made me happier than your picture of the lion and the lamb. It has helped me believe in the Bible.&rsquo

In the light of Little Tyke&rsquos situation, along with anecdotes of other carnivorous animals surviving on vegetarian diets, 5 it is certainly easier to relate to the Genesis account of animals living solely on plants before Adam&rsquos Fall. 6

Mr Westbeau&rsquos observation of the lioness that &lsquoTo condition her stomach she would spend an hour at a time eating the succulent tall grass in the fields&rsquo, is also a vivid reminder of the prophecies of Isaiah 11:7 and 65:25, &lsquo &hellip the lion will eat straw like the ox.&rsquo



Comentarios:

  1. Weyland

    Bravo, tu pensamiento es genial.

  2. Toan

    Comparto completamente su punto de vista. En esto nada allí y creo que esta es una muy buena idea.

  3. Jugul

    Estoy aburrido

  4. Megedagik

    Confirmo. Y lo he enfrentado. Podemos comunicarnos sobre este tema.

  5. Vum

    En mi opinión, se cometen errores. Tenemos que hablar.

  6. Louden

    Lo siento, esta variante no se me acerca. ¿Quién más, qué puede incitar?



Escribe un mensaje