Recetas tradicionales

Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina

Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un tipo fue arrestado por posesión de donas

Wikimedia / Zidane

Un hombre de Florida fue detenido y arrestado porque un oficial de policía vio glaseado de donas en su automóvil y pensó que era metanfetamina.

Las donas pueden ser adictivas, pero no suelen ser criminales. Pero un hombre de Florida se encontró en una celda de la policía y enfrentaba cargos por drogas porque la policía pensó que estaba conduciendo en un automóvil cubierto de metanfetamina de cristal, pero en realidad eran solo los restos azucarados de una rosquilla glaseada de Krispy Kreme.

Según RT.com, un hombre de Orlando de 64 años llamado Daniel Rushing fue detenido por una infracción de tráfico en diciembre. Sin embargo, la parada de tráfico se volvió extraña cuando el oficial vio rastros de algo blanco y cristalino en el piso del lado del conductor. Rushing dijo que acababa de comer una rosquilla y que la sustancia eran trozos de esmalte que se habían desprendido, pero el oficial no le creyó y arrestó a Rushing con el argumento de que estaba mirando "algún tipo de narcótico".

Según RT.com, las pruebas policiales iniciales mostraron que la misteriosa sustancia cristalina era cocaína, pero luego la policía pensó que era metanfetamina. Rushing continuó insistiendo en que era solo el esmalte de una dona de Krispy Kreme, pero la policía no le creyó y lo obligó a permanecer en una celda policial durante 10 horas. En ese momento, se le permitió salir corriendo bajo fianza, pero la policía tardó aproximadamente una semana en retirar todos los cargos en su contra, porque resultó que estaba diciendo la verdad todo el tiempo. La sustancia misteriosa era en realidad solo los restos de una rosquilla de Krispy Kreme que se había comido desordenadamente.


Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina - Recetas

Específicamente el tráfico 1-95 entre Richmond y DC. Es terrible.

Nunca nos hemos encontrado con una navegación fluida en ese tramo de carretera, lo más probable es que no lo haremos pronto.

Dejando a un lado los problemas de tráfico, me complace informar que Craig, Caroline y yo tuvimos un agradable viaje de Acción de Gracias a Carolina del Norte para visitar a la hermana de Craig y su familia. El viaje del jueves fue sin esfuerzo. Excepto por el hecho de que McDonald's no estaba abierto en alguna ciudad con un nombre que no recuerdo, en la I-95 en Virginia, y tuvimos que hacer una fila muy larga para usar el baño en una gasolinera VIEJA. Ahora, aquí está la cuestión: no me importa usar las instalaciones en una tienda de conveniencia nueva. Ya sabes, del tipo con 18 surtidores de gasolina y fuentes de soda que ofrecen 27 variedades de gaseosas más esas adiciones de bebidas como vainilla, cereza y limón.

Aquellos que puedo manejar. Las estaciones de servicio nuevas tienen baños nuevos.

Llámame quisquilloso.
Llámame alto mantenimiento.
Llámame snob del baño.
Llámame como quieras.
Todo es verdad.

Cuando se trata de viajar y donde elijo hacer una parada en boxes, no estoy dispuesto a sacrificar mis estándares.

Bueno, a menos que REALMENTE tenga que irme.

En situaciones emergentes, como en el tipo de situación de "No debería haber tomado la Coca-Cola light grande", simplemente cierro los ojos, no toco nada, mientras espero que Caroline esté haciendo lo mismo. Y luego, por supuesto, hago un seguimiento con abundantes cantidades de jabón y agua caliente. y una aplicación adicional de desinfectante para manos, solo por diversión.

Entonces, McDonald's estaba cerrado. Lo cual es bueno para los trabajadores, ya que era Acción de Gracias y todo eso. Creo que el McDonald's en el que trabajé en su día estaba abierto al menos durante la mañana del Día de Acción de Gracias para brindar a los viajeros un buen desayuno caliente, cargado de grasas trans y una parada en el baño mientras se dirigían a atiborrarse del pavo de la abuela, tía. Cazuela de judías verdes de Shirley y ensalada de gelatina de la prima Velma.

Y mientras divago, permítanme decirles que vivía en una familia que no hacía ensalada de gelatina O guiso de judías verdes para el Día de Acción de Gracias. Diablos, no sabía qué era la cazuela de judías verdes hasta que me mudé a Florida. No tiene nada de malo, me lo comeré, si lo coloco frente a mí, pero simplemente no era un alimento básico mientras crecía.

¿Quizás es solo una cosa regional? Sin embargo, estoy seguro de que muchas familias que viven en la costa oeste comen cazuela de judías verdes.
Comimos crema de champiñones en otras aplicaciones, pero no crema de champiñones mezclada con judías verdes y cebollas fritas.

Solo somos patos raros, supongo. Sí, probablemente sea eso.

Hemos tenido muchos días de Acción de Gracias poco convencionales. Durante unos años fuimos al cine y luego salimos a comer. ¡Bien por el buffet del día de Turquía!
Un año, nos sentamos a comer, disfrutamos de la comida que mi mamá preparó con cariño y luego mi papá dijo: "La cena estuvo genial, Nancy, pero te olvidaste del puré de papas".

Bueno en realidad no. Nuestras papas venían deshidratadas en forma de hojuelas en una caja con el único requisito de agregar agua y remover. Podría tomarlos o dejarlos. De todos modos, soy más una chica de peluche.

Puede que no los hayamos comido en Acción de Gracias ese año, pero puedo asegurarles que hubo puré de papas hecho a escondidas después de la cena y guardado con las otras sobras. Mi papá no cocina. Hizo huevos una vez y tal vez algunos espaguetis, pero cuando mi mamá no estaba, comimos pizza y Burger King. Puede que no cocine, pero puede responder todas y cada una de las preguntas relacionadas con los calentadores de agua y el mantenimiento del automóvil, así que lo dejamos pasar. De todos modos, a pesar de su falta de experiencia en la cocina, todos los años después del Día de Acción de Gracias, prepara una comida especial. Te ahorraré el nombre que acuñó para su mundo creación sobrante famosa de la familia, pero digamos que la comida sabe mejor que su nombre. Tengo una reputación que mantener en este blog y odiaría ensuciar mi buen nombre compartiendo un detalle tan desagradable.

Ya que soy tan elegante y todo.

Cuatro días fuera del blog = palabra de Alison.

Así que lo pasamos muy bien. El viaje, a pesar del problema del baño antes mencionado, transcurrió sin incidentes.
El tiempo que pasamos con la hermana de Craig también fue encantador. Caroline se llevó muy bien con su prima, Erin, que es 6 meses mayor. Eran inseparables, lo que fue genial para todos.

La cena estuvo deliciosa y la compañía fue igualmente agradable.

El viernes, en lugar de desafiar a la multitud en busca de televisores de pantalla plana baratos y chalecos acolchados de Target a $ 7.50, di un paseo para visitar a mi amiga, Sissy. Sissy y yo nos remontamos a la escuela secundaria, donde las dos teníamos el pelo castaño rizado y excelentes hábitos de estudio. Sissy todavía tiene el pelo rizado (y hábitos de estudio, supongo), así que supongo que eso demuestra cuál de nosotros recibió una permanente imprudente en ese entonces.

Tuve algunas de esas permanentes desacertadas en mi juventud y desde entonces he encontrado el camino de regreso al cabello liso que Dios quiso que tuviera.

Fue muy agradable visitar a un viejo amigo. Almorzamos, hicimos algunas compras y hablamos.
No es ningún secreto que me falta una verdadera amistad en mi vida cotidiana y, aunque un almuerzo con un viejo amigo no hará nada para cambiar eso, la reunión del viernes era justo lo que estaba deseando.

También estoy bastante orgulloso de mí mismo por desafiar la autopista principal por mí mismo, sin la ayuda de un GPS (tal vez debería haberme levantado a las 4 am para comprar uno el Viernes Negro), y no perderme. Una vez me desorienté un poco, pero no me perdí. Este es un gran logro para mí. No suelo conducir muy lejos solo. No porque no pueda, sino principalmente porque rara vez me encuentro en una posición que lo requiera.

Nuestro tiempo en Carolina del Norte fue agradable.
El tráfico en Virginia no fue agradable.
De ninguna manera.
Lo que nos tomó 4 1/2 horas para conducir el jueves nos tomó alrededor de 7 horas (menos una parada para cenar) el sábado.

Aun así, valió la pena.
Fue agradable escapar de lo mundano.

Deberíamos hacer eso más a menudo.


Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina - Recetas

Específicamente el tráfico 1-95 entre Richmond y DC. Es terrible.

Nunca nos hemos encontrado con una navegación fluida en ese tramo de carretera, lo más probable es que no lo haremos pronto.

Dejando a un lado los problemas de tráfico, me complace informar que Craig, Caroline y yo tuvimos un agradable viaje de Acción de Gracias a Carolina del Norte para visitar a la hermana de Craig y su familia. El viaje del jueves fue sin esfuerzo. Excepto por el hecho de que McDonald's no estaba abierto en alguna ciudad con un nombre que no recuerdo, en la I-95 en Virginia, y tuvimos que hacer una fila muy larga para usar el baño en una gasolinera VIEJA. Ahora, aquí está la cuestión: no me importa usar las instalaciones en una tienda de conveniencia nueva. Ya sabes, del tipo con 18 surtidores de gasolina y fuentes de soda que ofrecen 27 variedades de gaseosas más esas adiciones de bebidas como vainilla, cereza y limón.

Aquellos que puedo manejar. Las estaciones de servicio nuevas tienen baños nuevos.

Llámame quisquilloso.
Llámame de alto mantenimiento.
Llámame snob del baño.
Llámame como quieras.
Todo es verdad.

Cuando se trata de viajar y donde elijo hacer una parada en boxes, no estoy dispuesto a sacrificar mis estándares.

Bueno, a menos que REALMENTE tenga que irme.

En situaciones emergentes, como en el tipo de situación de "No debería haber tomado la Coca-Cola light grande", simplemente cierro los ojos, no toco nada, mientras espero que Caroline esté haciendo lo mismo. Y luego, por supuesto, hago un seguimiento con abundantes cantidades de jabón y agua caliente. y una aplicación adicional de desinfectante para manos, solo por diversión.

Entonces, McDonald's estaba cerrado. Lo cual es bueno para los trabajadores, ya que era Acción de Gracias y todo eso. Creo que el McDonald's en el que trabajé en su día estaba abierto al menos durante la mañana del Día de Acción de Gracias para brindar a los viajeros un buen desayuno caliente, cargado de grasas trans y una parada en el baño mientras se dirigían a atiborrarse del pavo de la abuela, tía. Cazuela de judías verdes de Shirley y ensalada de gelatina de la prima Velma.

Y mientras divago, permítanme decirles que vivía en una familia que no hacía ensalada de gelatina O guiso de judías verdes para el Día de Acción de Gracias. Diablos, no sabía qué era la cazuela de judías verdes hasta que me mudé a Florida. No tiene nada de malo, me lo comeré, si lo coloco frente a mí, pero simplemente no era un alimento básico mientras crecía.

¿Quizás es solo una cosa regional? Sin embargo, estoy seguro de que muchas familias que viven en la costa oeste comen cazuela de judías verdes.
Comimos crema de champiñones en otras aplicaciones, pero no crema de champiñones mezclada con judías verdes y cebollas fritas.

Solo somos patos raros, supongo. Sí, probablemente sea eso.

Hemos tenido muchos días de Acción de Gracias poco convencionales. Durante unos años fuimos al cine y luego salimos a comer. ¡Bien por el buffet del día de Turquía!
Un año, nos sentamos a comer, disfrutamos de la comida que mi mamá preparó con cariño y luego mi papá dijo: "La cena estuvo genial, Nancy, pero te olvidaste del puré de papas".

Bueno en realidad no. Nuestras papas venían deshidratadas en forma de hojuelas en una caja con el único requisito de agregar agua y remover. Podría tomarlos o dejarlos. De todos modos, soy más una chica de peluche.

Puede que no los hayamos comido en Acción de Gracias ese año, pero puedo asegurarles que hubo puré de papas hecho a escondidas después de la cena y guardado con las otras sobras. Mi papá no cocina. Hizo huevos una vez y tal vez algunos espaguetis, pero cuando mi mamá no estaba, comimos pizza y Burger King. Puede que no cocine, pero puede responder todas y cada una de las preguntas relacionadas con los calentadores de agua y el mantenimiento del automóvil, así que lo dejamos pasar. De todos modos, a pesar de su falta de experiencia en la cocina, todos los años después del Día de Acción de Gracias, prepara una comida especial. Te ahorraré el nombre que acuñó para su mundo creación sobrante famosa de la familia, pero digamos que la comida sabe mejor que su nombre. Tengo una reputación que mantener en este blog y odiaría ensuciar mi buen nombre compartiendo un detalle tan desagradable.

Ya que soy tan elegante y todo.

Cuatro días fuera del blog = palabra de Alison.

Así que lo pasamos muy bien. El viaje, a pesar del problema del baño antes mencionado, transcurrió sin incidentes.
El tiempo que pasamos con la hermana de Craig también fue encantador. Caroline se llevó muy bien con su prima, Erin, que es 6 meses mayor. Eran inseparables, lo que fue genial para todos.

La cena estuvo deliciosa y la compañía fue igualmente agradable.

El viernes, en lugar de desafiar a la multitud en busca de televisores de pantalla plana baratos y chalecos acolchados de Target a $ 7.50, di un paseo para visitar a mi amiga, Sissy. Sissy y yo nos remontamos a la escuela secundaria, donde las dos teníamos el pelo castaño rizado y excelentes hábitos de estudio. Sissy todavía tiene el pelo rizado (y hábitos de estudio, supongo), así que supongo que eso demuestra cuál de nosotros recibió una permanente imprudente en ese entonces.

Tuve algunas de esas permanentes desaconsejadas en mi juventud y desde entonces he encontrado el camino de regreso al cabello liso que Dios quiso que tuviera.

Fue muy agradable visitar a un viejo amigo. Almorzamos, hicimos algunas compras y hablamos.
No es ningún secreto que me falta una verdadera amistad en mi vida cotidiana y, aunque un almuerzo con un viejo amigo no hará nada para cambiar eso, la reunión del viernes era justo lo que estaba deseando.

También estoy bastante orgulloso de mí mismo por desafiar la autopista principal por mí mismo, sin la ayuda de un GPS (tal vez debería haberme levantado a las 4 am para comprar uno el Viernes Negro), y no perderme. Una vez me desorienté un poco, pero no me perdí. Este es un gran logro para mí. No suelo conducir muy lejos solo. No porque no pueda, sino sobre todo porque rara vez me encuentro en una posición que lo requiera.

Nuestro tiempo en Carolina del Norte fue agradable.
El tráfico en Virginia no fue agradable.
De ninguna manera.
Lo que nos tomó 4 1/2 horas para conducir el jueves nos tomó alrededor de 7 horas (menos una parada para cenar) el sábado.

Aun así, valió la pena.
Fue agradable escapar de lo mundano.

Deberíamos hacer eso más a menudo.


Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina - Recetas

Específicamente el tráfico 1-95 entre Richmond y DC. Es terrible.

Nunca nos hemos encontrado con una navegación fluida en ese tramo de carretera, lo más probable es que no lo haremos pronto.

Dejando a un lado los problemas de tráfico, me complace informar que Craig, Caroline y yo tuvimos un agradable viaje de Acción de Gracias a Carolina del Norte para visitar a la hermana de Craig y su familia. El viaje del jueves fue sin esfuerzo. Excepto por el hecho de que McDonald's no estaba abierto en alguna ciudad con un nombre que no recuerdo, en la I-95 en Virginia, y tuvimos que hacer una fila muy larga para usar el baño en una gasolinera VIEJA. Ahora, aquí está la cuestión: no me importa usar las instalaciones en una tienda de conveniencia nueva. Ya sabes, del tipo con 18 surtidores de gasolina y fuentes de soda que ofrecen 27 variedades de gaseosas más esas adiciones de bebidas como vainilla, cereza y limón.

Aquellos que puedo manejar. Las estaciones de servicio nuevas tienen baños nuevos.

Llámame quisquilloso.
Llámame alto mantenimiento.
Llámame snob del baño.
Llámame como quieras.
Todo es verdad.

Cuando se trata de viajar y donde elijo hacer una parada en boxes, no estoy dispuesto a sacrificar mis estándares.

Bueno, a menos que REALMENTE tenga que irme.

En situaciones emergentes, como en el tipo de situación de "No debería haber tomado la Coca-Cola light grande", simplemente cierro los ojos, no toco nada, mientras espero que Caroline esté haciendo lo mismo. Y luego, por supuesto, hago un seguimiento con abundantes cantidades de jabón y agua caliente. y una aplicación adicional de desinfectante para manos, solo por diversión.

Entonces, McDonald's estaba cerrado. Lo cual es bueno para los trabajadores, ya que era Acción de Gracias y todo eso. Creo que el McDonald's en el que trabajé en su día estuvo abierto al menos durante la mañana del Día de Acción de Gracias para brindar a los viajeros un buen desayuno caliente, cargado de grasas trans y una parada en el baño mientras se dirigían a atiborrarse del pavo de la abuela, tía. Cazuela de judías verdes de Shirley y ensalada de gelatina de la prima Velma.

Y mientras divago, permítanme decirles que vivía en una familia que no hacía ensalada de gelatina O guiso de judías verdes para el Día de Acción de Gracias. Diablos, no sabía qué era la cazuela de judías verdes hasta que me mudé a Florida. No tiene nada de malo, me lo comeré, si lo coloco frente a mí, pero simplemente no era un alimento básico mientras crecía.

¿Quizás es solo una cosa regional? Sin embargo, estoy seguro de que muchas familias que viven en la costa oeste comen cazuela de judías verdes.
Comimos crema de champiñones en otras aplicaciones, pero no crema de champiñones mezclada con judías verdes y cebollas fritas.

Solo somos patos raros, supongo. Sí, probablemente sea eso.

Hemos tenido muchos días de Acción de Gracias poco convencionales. Durante unos años fuimos al cine y luego salimos a comer. ¡Bien por el buffet del día de Turquía!
Un año, nos sentamos a comer, disfrutamos de la comida que mi mamá preparó con cariño y luego mi papá dijo: "La cena estuvo genial, Nancy, pero te olvidaste del puré de papas".

Bueno en realidad no. Nuestras papas venían deshidratadas en forma de hojuelas en una caja con el único requisito de agregar agua y remover. Podría tomarlos o dejarlos. De todos modos, soy más una chica de peluche.

Puede que no los hayamos comido en Acción de Gracias ese año, pero puedo asegurarles que hubo puré de papas hecho a escondidas después de la cena y guardado con las otras sobras. Mi papá no cocina. Hizo huevos una vez y tal vez algunos espaguetis, pero cuando mi mamá no estaba, comimos pizza y Burger King. Puede que no cocine, pero puede responder todas y cada una de las preguntas relacionadas con los calentadores de agua y el mantenimiento del automóvil, así que lo dejamos pasar. De todos modos, a pesar de su falta de experiencia en la cocina, todos los años después del Día de Acción de Gracias, prepara una comida especial. Te ahorraré el nombre que acuñó para su mundo creación sobrante famosa de la familia, pero digamos que la comida sabe mejor que su nombre. Tengo una reputación que mantener en este blog y odiaría ensuciar mi buen nombre compartiendo un detalle tan desagradable.

Ya que soy tan elegante y todo.

Cuatro días fuera del blog = palabra de Alison.

Así que lo pasamos muy bien. El viaje, a pesar del problema del baño antes mencionado, transcurrió sin incidentes.
El tiempo que pasamos con la hermana de Craig también fue encantador. Caroline se llevó muy bien con su prima, Erin, que es 6 meses mayor. Eran inseparables, lo que fue genial para todos.

La cena estuvo deliciosa y la compañía fue igualmente agradable.

El viernes, en lugar de desafiar a la multitud en busca de televisores de pantalla plana baratos y chalecos acolchados de Target a $ 7.50, di un paseo para visitar a mi amiga, Sissy. Sissy y yo nos remontamos a la escuela secundaria, donde las dos teníamos el pelo castaño rizado y excelentes hábitos de estudio. Sissy todavía tiene el pelo rizado (y hábitos de estudio, supongo), así que supongo que eso demuestra cuál de nosotros recibió una permanente imprudente en ese entonces.

Tuve algunas de esas permanentes desacertadas en mi juventud y desde entonces he encontrado el camino de regreso al cabello liso que Dios quiso que tuviera.

Fue muy agradable visitar a un viejo amigo. Almorzamos, hicimos algunas compras y hablamos.
No es ningún secreto que me falta una verdadera amistad en mi vida cotidiana y, aunque un almuerzo con un viejo amigo no hará nada para cambiar eso, la reunión del viernes era justo lo que estaba deseando.

También estoy bastante orgulloso de mí mismo por desafiar la autopista principal por mí mismo, sin la ayuda de un GPS (tal vez debería haberme levantado a las 4 am para comprar uno el Viernes Negro), y no perderme. Una vez me desorienté un poco, pero no me perdí. Este es un gran logro para mí. No suelo conducir muy lejos solo. No porque no pueda, sino sobre todo porque rara vez me encuentro en una posición que lo requiera.

Nuestro tiempo en Carolina del Norte fue agradable.
El tráfico en Virginia no fue agradable.
De ninguna manera.
Lo que nos tomó 4 1/2 horas para conducir el jueves nos tomó alrededor de 7 horas (menos una parada para cenar) el sábado.

Aun así, valió la pena.
Fue agradable escapar de lo mundano.

Deberíamos hacer eso más a menudo.


Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina - Recetas

Específicamente el tráfico 1-95 entre Richmond y DC. Es terrible.

Nunca nos hemos encontrado con una navegación fluida en ese tramo de carretera, lo más probable es que no lo haremos pronto.

Dejando a un lado los problemas de tráfico, me complace informar que Craig, Caroline y yo tuvimos un agradable viaje de Acción de Gracias a Carolina del Norte para visitar a la hermana de Craig y su familia. El viaje del jueves fue sin esfuerzo. Excepto por el hecho de que McDonald's no estaba abierto en alguna ciudad con un nombre que no recuerdo, en la I-95 en Virginia, y tuvimos que hacer una fila muy larga para usar el baño en una gasolinera VIEJA. Ahora, aquí está la cuestión: no me importa usar las instalaciones en una tienda de conveniencia nueva. Ya sabes, del tipo con 18 surtidores de gasolina y fuentes de soda que ofrecen 27 variedades de gaseosas más esas adiciones de bebidas como vainilla, cereza y limón.

Aquellos que puedo manejar. Las estaciones de servicio nuevas tienen baños nuevos.

Llámame quisquilloso.
Llámame de alto mantenimiento.
Llámame snob del baño.
Llámame como quieras.
Todo es verdad.

Cuando se trata de viajar y donde elijo hacer una parada en boxes, no estoy dispuesto a sacrificar mis estándares.

Bueno, a menos que REALMENTE tenga que irme.

En situaciones emergentes, como en el tipo de situación de "No debería haber comido la Coca-Cola light grande", simplemente cierro los ojos, no toco nada, mientras espero que Caroline esté haciendo lo mismo. Y luego, por supuesto, hago un seguimiento con abundantes cantidades de jabón y agua caliente. y una aplicación adicional de desinfectante para manos, solo por diversión.

Entonces, McDonald's estaba cerrado. Lo cual es bueno para los trabajadores, ya que era Acción de Gracias y todo eso. Creo que el McDonald's en el que trabajé en su día estuvo abierto al menos durante la mañana del Día de Acción de Gracias para brindar a los viajeros un buen desayuno caliente, cargado de grasas trans y una parada en el baño mientras se dirigían a atiborrarse del pavo de la abuela, tía. Cazuela de judías verdes de Shirley y ensalada de gelatina de la prima Velma.

Y mientras divago, permítanme decirles que vivía en una familia que no hacía ensalada de gelatina O guiso de judías verdes para el Día de Acción de Gracias. Diablos, no sabía qué era la cazuela de judías verdes hasta que me mudé a Florida. No tiene nada de malo, me lo comeré, si lo coloco frente a mí, pero simplemente no era un alimento básico mientras crecía.

¿Quizás es solo una cosa regional? Sin embargo, estoy seguro de que muchas familias que viven en la costa oeste comen cazuela de judías verdes.
Comimos crema de champiñones en otras aplicaciones, pero no crema de champiñones mezclada con judías verdes y cebollas fritas.

Solo somos patos raros, supongo. Sí, probablemente sea eso.

Hemos tenido muchos días de Acción de Gracias poco convencionales. Durante unos años fuimos al cine y luego salimos a comer. ¡Bien por el buffet del día de Turquía!
Un año, nos sentamos a comer, disfrutamos de la comida que mi mamá preparó con cariño y luego mi papá dijo: "La cena estuvo genial, Nancy, pero te olvidaste del puré de papas".

Bueno en realidad no. Nuestras papas venían deshidratadas en forma de hojuelas en una caja con el único requisito de agregar agua y remover. Podría tomarlos o dejarlos. De todos modos, soy más una chica de peluche.

Puede que no los hayamos comido en Acción de Gracias ese año, pero puedo asegurarles que hubo puré de papas hecho a escondidas después de la cena y guardado con las otras sobras. Mi papá no cocina. Hizo huevos una vez y tal vez algunos espaguetis, pero cuando mi mamá no estaba, comimos pizza y Burger King. Puede que no cocine, pero puede responder todas y cada una de las preguntas relacionadas con los calentadores de agua y el mantenimiento del automóvil, así que lo dejamos pasar. De todos modos, a pesar de su falta de experiencia en la cocina, todos los años después del Día de Acción de Gracias, prepara una comida especial. Te ahorraré el nombre que acuñó para su mundo creación sobrante famosa de la familia, pero digamos que la comida sabe mejor que su nombre. Tengo una reputación que mantener en este blog y odiaría ensuciar mi buen nombre compartiendo un detalle tan desagradable.

Ya que soy tan elegante y todo.

Cuatro días fuera del blog = palabra de Alison.

Así que lo pasamos muy bien. El viaje, a pesar del problema del baño antes mencionado, transcurrió sin incidentes.
El tiempo que pasamos con la hermana de Craig también fue encantador. Caroline se llevó muy bien con su prima, Erin, que es 6 meses mayor. Eran inseparables, lo que fue genial para todos.

La cena estuvo deliciosa y la compañía fue igualmente agradable.

El viernes, en lugar de desafiar a la multitud en busca de televisores de pantalla plana baratos y chalecos acolchados de Target a $ 7.50, di un paseo para visitar a mi amiga, Sissy. Sissy y yo nos remontamos a la escuela secundaria, donde las dos teníamos el pelo castaño rizado y excelentes hábitos de estudio. Sissy todavía tiene el pelo rizado (y hábitos de estudio, supongo), así que supongo que eso demuestra cuál de nosotros recibió una permanente imprudente en ese entonces.

Tuve algunas de esas permanentes desaconsejadas en mi juventud y desde entonces he encontrado el camino de regreso al cabello liso que Dios quiso que tuviera.

Fue muy agradable visitar a un viejo amigo. Almorzamos, hicimos algunas compras y hablamos.
No es ningún secreto que me falta una verdadera amistad en mi vida cotidiana y, aunque un almuerzo con un viejo amigo no hará nada para cambiar eso, la reunión del viernes era justo lo que estaba deseando.

También estoy bastante orgulloso de mí mismo por desafiar la autopista principal por mí mismo, sin la ayuda de un GPS (tal vez debería haberme levantado a las 4 am para comprar uno el Viernes Negro), y no perderme. Una vez me desorienté un poco, pero no me perdí. Este es un gran logro para mí. No suelo conducir muy lejos solo. No porque no pueda, sino sobre todo porque rara vez me encuentro en una posición que lo requiera.

Nuestro tiempo en Carolina del Norte fue agradable.
El tráfico en Virginia no fue agradable.
De ninguna manera.
Lo que nos tomó 4 1/2 horas para conducir el jueves nos tomó alrededor de 7 horas (menos una parada para cenar) el sábado.

Aun así, valió la pena.
Fue agradable escapar de lo mundano.

Deberíamos hacer eso más a menudo.


Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina - Recetas

Específicamente el tráfico 1-95 entre Richmond y DC. Es terrible.

Nunca nos hemos encontrado con una navegación tranquila en ese tramo de carretera, lo más probable es que no lo haremos pronto.

Dejando a un lado los problemas de tráfico, me complace informar que Craig, Caroline y yo tuvimos un agradable viaje de Acción de Gracias a Carolina del Norte para visitar a la hermana de Craig y su familia. El viaje del jueves fue sin esfuerzo. Excepto por el hecho de que McDonald's no estaba abierto en alguna ciudad con un nombre que no recuerdo, en la I-95 en Virginia, y tuvimos que hacer una fila muy larga para usar el baño en una gasolinera VIEJA. Ahora, aquí está la cuestión: no me importa usar las instalaciones en una tienda de conveniencia nueva. Ya sabes, del tipo con 18 surtidores de gasolina y fuentes de soda que ofrecen 27 variedades de gaseosas más esas adiciones de bebidas como vainilla, cereza y limón.

Aquellos que puedo manejar. Las estaciones de servicio nuevas tienen baños nuevos.

Llámame quisquilloso.
Llámame alto mantenimiento.
Llámame snob del baño.
Llámame como quieras.
Todo es verdad.

Cuando se trata de viajar y donde elijo hacer una parada en boxes, no estoy dispuesto a sacrificar mis estándares.

Bueno, a menos que REALMENTE tenga que irme.

En situaciones emergentes, como en el tipo de situación de "No debería haber tomado la Coca-Cola light grande", simplemente cierro los ojos, no toco nada, mientras espero que Caroline esté haciendo lo mismo. Y luego, por supuesto, hago un seguimiento con abundantes cantidades de jabón y agua caliente. y una aplicación adicional de desinfectante para manos, solo por diversión.

Entonces, McDonald's estaba cerrado. Lo cual es bueno para los trabajadores, ya que era Acción de Gracias y todo eso. Creo que el McDonald's en el que trabajé en su día estaba abierto al menos durante la mañana del Día de Acción de Gracias para brindar a los viajeros un buen desayuno caliente, cargado de grasas trans y una parada en el baño mientras se dirigían a atiborrarse del pavo de la abuela, tía. Cazuela de judías verdes de Shirley y ensalada de gelatina de la prima Velma.

Y mientras divago, permítanme decirles que vivía en una familia que no hacía ensalada de gelatina O guiso de judías verdes para el Día de Acción de Gracias. Diablos, no sabía qué era la cazuela de judías verdes hasta que me mudé a Florida. No tiene nada de malo, me lo comeré, si lo coloco frente a mí, pero simplemente no era un alimento básico mientras crecía.

¿Quizás es solo una cosa regional? Sin embargo, estoy seguro de que muchas familias que viven en la costa oeste comen cazuela de judías verdes.
Comimos crema de champiñones en otras aplicaciones, pero no crema de champiñones mezclada con judías verdes y cebollas fritas.

Solo somos patos raros, supongo. Sí, probablemente sea eso.

Hemos tenido muchos días de Acción de Gracias poco convencionales. Durante unos años fuimos al cine y luego salimos a comer. ¡Bien por el buffet del día de Turquía!
Un año, nos sentamos a comer, disfrutamos de la comida que mi mamá preparó con cariño y luego mi papá dijo: "La cena estuvo genial, Nancy, pero te olvidaste del puré de papas".

Bueno en realidad no. Nuestras papas venían deshidratadas en forma de hojuelas en una caja con el único requisito de agregar agua y remover. Podría tomarlos o dejarlos. De todos modos, soy más una chica de peluche.

Puede que no los hayamos comido en Acción de Gracias ese año, pero puedo asegurarles que hubo puré de papas hecho a escondidas después de la cena y guardado con las otras sobras. Mi papá no cocina. Hizo huevos una vez y tal vez algunos espaguetis, pero cuando mi mamá no estaba, comimos pizza y Burger King. Puede que no cocine, pero puede responder todas y cada una de las preguntas relacionadas con los calentadores de agua y el mantenimiento del automóvil, así que lo dejamos pasar. De todos modos, a pesar de su falta de experiencia en la cocina, todos los años después del Día de Acción de Gracias, prepara una comida especial. Te ahorraré el nombre que acuñó para su mundo creación sobrante famosa de la familia, pero digamos que la comida sabe mejor que su nombre. Tengo una reputación que mantener en este blog y odiaría ensuciar mi buen nombre compartiendo un detalle tan desagradable.

Ya que soy tan elegante y todo.

Cuatro días fuera del blog = palabra de Alison.

Así que lo pasamos muy bien. El viaje, a pesar del problema del baño antes mencionado, transcurrió sin incidentes.
El tiempo que pasamos con la hermana de Craig también fue encantador. Caroline se llevó muy bien con su prima, Erin, que es 6 meses mayor. Eran inseparables, lo que fue genial para todos.

La cena estuvo deliciosa y la compañía fue igualmente agradable.

El viernes, en lugar de desafiar a la multitud en busca de televisores de pantalla plana baratos y chalecos acolchados de Target a $ 7.50, di un paseo para visitar a mi amiga, Sissy. Sissy y yo nos remontamos a la escuela secundaria, donde las dos teníamos el pelo castaño rizado y excelentes hábitos de estudio. Sissy todavía tiene el pelo rizado (y hábitos de estudio, supongo), así que supongo que eso demuestra cuál de nosotros recibió una permanente imprudente en ese entonces.

Tuve algunas de esas permanentes desacertadas en mi juventud y desde entonces he encontrado el camino de regreso al cabello liso que Dios quiso que tuviera.

Fue muy agradable visitar a un viejo amigo. Almorzamos, hicimos algunas compras y hablamos.
No es ningún secreto que me falta una verdadera amistad en mi vida cotidiana y, aunque un almuerzo con un viejo amigo no hará nada para cambiar eso, la reunión del viernes era justo lo que estaba deseando.

También estoy bastante orgulloso de mí mismo por desafiar la autopista principal por mí mismo, sin la ayuda de un GPS (tal vez debería haberme levantado a las 4 am para comprar uno el Viernes Negro), y no perderme. Una vez me desorienté un poco, pero no me perdí. Este es un gran logro para mí. No suelo conducir muy lejos solo. No porque no pueda, sino principalmente porque rara vez me encuentro en una posición que lo requiera.

Nuestro tiempo en Carolina del Norte fue agradable.
El tráfico en Virginia no fue agradable.
De ninguna manera.
Lo que nos tomó 4 1/2 horas para conducir el jueves nos tomó alrededor de 7 horas (menos una parada para cenar) el sábado.

Aun así, valió la pena.
Fue agradable escapar de lo mundano.

Deberíamos hacer eso más a menudo.


Policías torpes confunden el glaseado Krispy Kreme con metanfetamina - Recetas

Específicamente el tráfico 1-95 entre Richmond y DC. Es terrible.

We've never encountered smooth sailing on that stretch of road chances are we won't any time soon.

Traffic woes aside, I'm happy to report that Craig, Caroline and I had a nice Thanksgiving trip to North Carolina to visit with Craig's sister and her family. The trip on Thursday was effortless. Except for the fact that McDonald's wasn't open in some town with a name that I do not recall, on I-95 in Virginia, and we had to stand in a very long line to use the restroom in an OLD gas station. Now here's the thing: I don't mind using the facilities in a brand new convenience store. You know, the kind with 18 gas pumps and soda fountains that offer 27 varieties of soda plus those drink additions like vanilla, cherry and lemon.

Those I can handle. New gas stations have new bathrooms.

Call me picky.
Call me high maintenance.
Call me a bathroom snob.
Call me whatever.
It's all true.

When it comes to travel and where I choose to make a pit stop, I'm not willing to sacrifice my standards.

Well, unless I REALLY have to go.

In emergent situations, as in the "I souldn't have gotten the large diet Coke" type of situation, I just close my eyes, don't touch a thing, all the while hoping Caroline is doing the same. And then, of course, I follow up with copious amounts of soap and hot water. and an extra application of hand sanitizer, just for kicks.

So, McDonald's was closed. Which is nice for the workers, since it was Thanksgiving and all. I think the McDonald's I worked at way back in the day was open for at least the morning on Thanksgiving to provide travelers with a nice, hot, trans fat laden breakfast and bathroom pit stop while on their way to gorge themselves on Grandma's turkey, Aunt Shirley's green bean casserole and Cousin Velma's jello salad.

And while I'm rambling, let me just say that I lived in a family that did not make jello salad OR green bean casserole for Thanksgiving. Heck, I didn't know what green bean casserole was until I moved to Florida. There is nothing wrong with it, I'll eat it, if placed in front of me, but it just wasn't a staple growing up.

Perhaps it's just a regional thing? However, I'm sure many families living on the west coast eat green bean casserole.
We ate cream of mushroom soup in other applications just not cream of mushroom soup mixed with green beans and french fried onions.

We're just odd ducks, I suppose. Yep, that's probably it.

We've had many unconventional Thanksgivings. For a few years we went to the movies and then went out to eat. Yay for Turkey Day buffet.
One year, we sat down to eat, enjoyed our meal that my mom lovingly prepared and then my dad said, "the dinner was great, Nancy, but you forgot the mashed potatoes."

Bueno en realidad no. Our potatoes came dehydrated in flake form in a box with the only requirement being to add water and stir. I could take or leave those. I'm more of a stuffing girl, anyway.

We may not have eaten them on Thanksgiving that year, but I can assure you that there were some mashed potatoes made on the sly after dinner and stored away with the other leftovers. My dad doesn't cook. He made eggs once and perhaps some spaghetti, but when my mom was away, we ate pizza and Burger King. He may not cook, but he can answer any and all questions pertaining to hot water heaters and car maintenance, so we let that slide. Anyway, despite his lack of kitchen experience, every year after Thanksgiving, he makes a special meal. I'll spare you the name he coined for his world family famous leftover creation, but let's just say that the food tastes better than it's name. I have a reputation to maintain on this here blog and would hate to soil my good name by sharing such a distasteful detail.

Since I'm so klassy and all.

Four days away from the blog = wordy Alison.

So, we had a nice time. The trip, despite the aforementioned bathroom issue, was uneventful.
Our time spent with Craig's sister was lovely, as well. Caroline hit it off big time with her cousin, Erin, who is 6 months older. They were inseparable, which was great for every one.

Dinner was tasty and the company was equally as enjoyable.

On Friday, instead of braving the crowds in search of cheap flat screen TVs and $7.50 puffer vests from Target, I took a drive to visit my pal, Sissy. Sissy and I go way back back to high school, where we both had curly brown hair and excellent study habits. Sissy still has curly hair (and study habits, I presume), so I guess that goes to show which one of us was the recipient of an ill-advised perm back then.

I had a few of those ill-advised perms in my younger years and have since found my way back to the straight hair God intended for me to have.

It was really nice to visit with an old friend. We had lunch, did a little shopping and talked.
It's no secret that I lack true friendship in my everyday life and while one lunch with an old friend won't do anything to change that, Friday's meet up was just what I was craving.

I'm also quite proud of myself for braving major highway all by myself, without the help of a GPS (perhaps I should have gotten up at 4am to buy one on Black Friday), and not getting lost. I got slightly disoriented once, but I did not get lost. This is a huge accomplishment for me. I don't usually drive very far by myself. Not because I can't, but mostly because I rarely find myself in a position that requires it.

Our time in NC was enjoyable.
The traffic in Virginia was not enjoyable.
De ninguna manera.
What took us 4 1/2 hours to drive on Thursday took us around 7 hours (minus a stop for dinner) on Saturday.

Even so, it was worth it.
It was nice to escape from the mundane.

We should do that more often.


Bumbling Cops Mistake Krispy Kreme Icing for Meth - Recipes

Specifically 1-95 traffic between Richmond and DC. Es terrible.

We've never encountered smooth sailing on that stretch of road chances are we won't any time soon.

Traffic woes aside, I'm happy to report that Craig, Caroline and I had a nice Thanksgiving trip to North Carolina to visit with Craig's sister and her family. The trip on Thursday was effortless. Except for the fact that McDonald's wasn't open in some town with a name that I do not recall, on I-95 in Virginia, and we had to stand in a very long line to use the restroom in an OLD gas station. Now here's the thing: I don't mind using the facilities in a brand new convenience store. You know, the kind with 18 gas pumps and soda fountains that offer 27 varieties of soda plus those drink additions like vanilla, cherry and lemon.

Those I can handle. New gas stations have new bathrooms.

Call me picky.
Call me high maintenance.
Call me a bathroom snob.
Call me whatever.
It's all true.

When it comes to travel and where I choose to make a pit stop, I'm not willing to sacrifice my standards.

Well, unless I REALLY have to go.

In emergent situations, as in the "I souldn't have gotten the large diet Coke" type of situation, I just close my eyes, don't touch a thing, all the while hoping Caroline is doing the same. And then, of course, I follow up with copious amounts of soap and hot water. and an extra application of hand sanitizer, just for kicks.

So, McDonald's was closed. Which is nice for the workers, since it was Thanksgiving and all. I think the McDonald's I worked at way back in the day was open for at least the morning on Thanksgiving to provide travelers with a nice, hot, trans fat laden breakfast and bathroom pit stop while on their way to gorge themselves on Grandma's turkey, Aunt Shirley's green bean casserole and Cousin Velma's jello salad.

And while I'm rambling, let me just say that I lived in a family that did not make jello salad OR green bean casserole for Thanksgiving. Heck, I didn't know what green bean casserole was until I moved to Florida. There is nothing wrong with it, I'll eat it, if placed in front of me, but it just wasn't a staple growing up.

Perhaps it's just a regional thing? However, I'm sure many families living on the west coast eat green bean casserole.
We ate cream of mushroom soup in other applications just not cream of mushroom soup mixed with green beans and french fried onions.

We're just odd ducks, I suppose. Yep, that's probably it.

We've had many unconventional Thanksgivings. For a few years we went to the movies and then went out to eat. Yay for Turkey Day buffet.
One year, we sat down to eat, enjoyed our meal that my mom lovingly prepared and then my dad said, "the dinner was great, Nancy, but you forgot the mashed potatoes."

Bueno en realidad no. Our potatoes came dehydrated in flake form in a box with the only requirement being to add water and stir. I could take or leave those. I'm more of a stuffing girl, anyway.

We may not have eaten them on Thanksgiving that year, but I can assure you that there were some mashed potatoes made on the sly after dinner and stored away with the other leftovers. My dad doesn't cook. He made eggs once and perhaps some spaghetti, but when my mom was away, we ate pizza and Burger King. He may not cook, but he can answer any and all questions pertaining to hot water heaters and car maintenance, so we let that slide. Anyway, despite his lack of kitchen experience, every year after Thanksgiving, he makes a special meal. I'll spare you the name he coined for his world family famous leftover creation, but let's just say that the food tastes better than it's name. I have a reputation to maintain on this here blog and would hate to soil my good name by sharing such a distasteful detail.

Since I'm so klassy and all.

Four days away from the blog = wordy Alison.

So, we had a nice time. The trip, despite the aforementioned bathroom issue, was uneventful.
Our time spent with Craig's sister was lovely, as well. Caroline hit it off big time with her cousin, Erin, who is 6 months older. They were inseparable, which was great for every one.

Dinner was tasty and the company was equally as enjoyable.

On Friday, instead of braving the crowds in search of cheap flat screen TVs and $7.50 puffer vests from Target, I took a drive to visit my pal, Sissy. Sissy and I go way back back to high school, where we both had curly brown hair and excellent study habits. Sissy still has curly hair (and study habits, I presume), so I guess that goes to show which one of us was the recipient of an ill-advised perm back then.

I had a few of those ill-advised perms in my younger years and have since found my way back to the straight hair God intended for me to have.

It was really nice to visit with an old friend. We had lunch, did a little shopping and talked.
It's no secret that I lack true friendship in my everyday life and while one lunch with an old friend won't do anything to change that, Friday's meet up was just what I was craving.

I'm also quite proud of myself for braving major highway all by myself, without the help of a GPS (perhaps I should have gotten up at 4am to buy one on Black Friday), and not getting lost. I got slightly disoriented once, but I did not get lost. This is a huge accomplishment for me. I don't usually drive very far by myself. Not because I can't, but mostly because I rarely find myself in a position that requires it.

Our time in NC was enjoyable.
The traffic in Virginia was not enjoyable.
De ninguna manera.
What took us 4 1/2 hours to drive on Thursday took us around 7 hours (minus a stop for dinner) on Saturday.

Even so, it was worth it.
It was nice to escape from the mundane.

We should do that more often.


Bumbling Cops Mistake Krispy Kreme Icing for Meth - Recipes

Specifically 1-95 traffic between Richmond and DC. Es terrible.

We've never encountered smooth sailing on that stretch of road chances are we won't any time soon.

Traffic woes aside, I'm happy to report that Craig, Caroline and I had a nice Thanksgiving trip to North Carolina to visit with Craig's sister and her family. The trip on Thursday was effortless. Except for the fact that McDonald's wasn't open in some town with a name that I do not recall, on I-95 in Virginia, and we had to stand in a very long line to use the restroom in an OLD gas station. Now here's the thing: I don't mind using the facilities in a brand new convenience store. You know, the kind with 18 gas pumps and soda fountains that offer 27 varieties of soda plus those drink additions like vanilla, cherry and lemon.

Those I can handle. New gas stations have new bathrooms.

Call me picky.
Call me high maintenance.
Call me a bathroom snob.
Call me whatever.
It's all true.

When it comes to travel and where I choose to make a pit stop, I'm not willing to sacrifice my standards.

Well, unless I REALLY have to go.

In emergent situations, as in the "I souldn't have gotten the large diet Coke" type of situation, I just close my eyes, don't touch a thing, all the while hoping Caroline is doing the same. And then, of course, I follow up with copious amounts of soap and hot water. and an extra application of hand sanitizer, just for kicks.

So, McDonald's was closed. Which is nice for the workers, since it was Thanksgiving and all. I think the McDonald's I worked at way back in the day was open for at least the morning on Thanksgiving to provide travelers with a nice, hot, trans fat laden breakfast and bathroom pit stop while on their way to gorge themselves on Grandma's turkey, Aunt Shirley's green bean casserole and Cousin Velma's jello salad.

And while I'm rambling, let me just say that I lived in a family that did not make jello salad OR green bean casserole for Thanksgiving. Heck, I didn't know what green bean casserole was until I moved to Florida. There is nothing wrong with it, I'll eat it, if placed in front of me, but it just wasn't a staple growing up.

Perhaps it's just a regional thing? However, I'm sure many families living on the west coast eat green bean casserole.
We ate cream of mushroom soup in other applications just not cream of mushroom soup mixed with green beans and french fried onions.

We're just odd ducks, I suppose. Yep, that's probably it.

We've had many unconventional Thanksgivings. For a few years we went to the movies and then went out to eat. Yay for Turkey Day buffet.
One year, we sat down to eat, enjoyed our meal that my mom lovingly prepared and then my dad said, "the dinner was great, Nancy, but you forgot the mashed potatoes."

Bueno en realidad no. Our potatoes came dehydrated in flake form in a box with the only requirement being to add water and stir. I could take or leave those. I'm more of a stuffing girl, anyway.

We may not have eaten them on Thanksgiving that year, but I can assure you that there were some mashed potatoes made on the sly after dinner and stored away with the other leftovers. My dad doesn't cook. He made eggs once and perhaps some spaghetti, but when my mom was away, we ate pizza and Burger King. He may not cook, but he can answer any and all questions pertaining to hot water heaters and car maintenance, so we let that slide. Anyway, despite his lack of kitchen experience, every year after Thanksgiving, he makes a special meal. I'll spare you the name he coined for his world family famous leftover creation, but let's just say that the food tastes better than it's name. I have a reputation to maintain on this here blog and would hate to soil my good name by sharing such a distasteful detail.

Since I'm so klassy and all.

Four days away from the blog = wordy Alison.

So, we had a nice time. The trip, despite the aforementioned bathroom issue, was uneventful.
Our time spent with Craig's sister was lovely, as well. Caroline hit it off big time with her cousin, Erin, who is 6 months older. They were inseparable, which was great for every one.

Dinner was tasty and the company was equally as enjoyable.

On Friday, instead of braving the crowds in search of cheap flat screen TVs and $7.50 puffer vests from Target, I took a drive to visit my pal, Sissy. Sissy and I go way back back to high school, where we both had curly brown hair and excellent study habits. Sissy still has curly hair (and study habits, I presume), so I guess that goes to show which one of us was the recipient of an ill-advised perm back then.

I had a few of those ill-advised perms in my younger years and have since found my way back to the straight hair God intended for me to have.

It was really nice to visit with an old friend. We had lunch, did a little shopping and talked.
It's no secret that I lack true friendship in my everyday life and while one lunch with an old friend won't do anything to change that, Friday's meet up was just what I was craving.

I'm also quite proud of myself for braving major highway all by myself, without the help of a GPS (perhaps I should have gotten up at 4am to buy one on Black Friday), and not getting lost. I got slightly disoriented once, but I did not get lost. This is a huge accomplishment for me. I don't usually drive very far by myself. Not because I can't, but mostly because I rarely find myself in a position that requires it.

Our time in NC was enjoyable.
The traffic in Virginia was not enjoyable.
De ninguna manera.
What took us 4 1/2 hours to drive on Thursday took us around 7 hours (minus a stop for dinner) on Saturday.

Even so, it was worth it.
It was nice to escape from the mundane.

We should do that more often.


Bumbling Cops Mistake Krispy Kreme Icing for Meth - Recipes

Specifically 1-95 traffic between Richmond and DC. Es terrible.

We've never encountered smooth sailing on that stretch of road chances are we won't any time soon.

Traffic woes aside, I'm happy to report that Craig, Caroline and I had a nice Thanksgiving trip to North Carolina to visit with Craig's sister and her family. The trip on Thursday was effortless. Except for the fact that McDonald's wasn't open in some town with a name that I do not recall, on I-95 in Virginia, and we had to stand in a very long line to use the restroom in an OLD gas station. Now here's the thing: I don't mind using the facilities in a brand new convenience store. You know, the kind with 18 gas pumps and soda fountains that offer 27 varieties of soda plus those drink additions like vanilla, cherry and lemon.

Those I can handle. New gas stations have new bathrooms.

Call me picky.
Call me high maintenance.
Call me a bathroom snob.
Call me whatever.
It's all true.

When it comes to travel and where I choose to make a pit stop, I'm not willing to sacrifice my standards.

Well, unless I REALLY have to go.

In emergent situations, as in the "I souldn't have gotten the large diet Coke" type of situation, I just close my eyes, don't touch a thing, all the while hoping Caroline is doing the same. And then, of course, I follow up with copious amounts of soap and hot water. and an extra application of hand sanitizer, just for kicks.

So, McDonald's was closed. Which is nice for the workers, since it was Thanksgiving and all. I think the McDonald's I worked at way back in the day was open for at least the morning on Thanksgiving to provide travelers with a nice, hot, trans fat laden breakfast and bathroom pit stop while on their way to gorge themselves on Grandma's turkey, Aunt Shirley's green bean casserole and Cousin Velma's jello salad.

And while I'm rambling, let me just say that I lived in a family that did not make jello salad OR green bean casserole for Thanksgiving. Heck, I didn't know what green bean casserole was until I moved to Florida. There is nothing wrong with it, I'll eat it, if placed in front of me, but it just wasn't a staple growing up.

Perhaps it's just a regional thing? However, I'm sure many families living on the west coast eat green bean casserole.
We ate cream of mushroom soup in other applications just not cream of mushroom soup mixed with green beans and french fried onions.

We're just odd ducks, I suppose. Yep, that's probably it.

We've had many unconventional Thanksgivings. For a few years we went to the movies and then went out to eat. Yay for Turkey Day buffet.
One year, we sat down to eat, enjoyed our meal that my mom lovingly prepared and then my dad said, "the dinner was great, Nancy, but you forgot the mashed potatoes."

Bueno en realidad no. Our potatoes came dehydrated in flake form in a box with the only requirement being to add water and stir. I could take or leave those. I'm more of a stuffing girl, anyway.

We may not have eaten them on Thanksgiving that year, but I can assure you that there were some mashed potatoes made on the sly after dinner and stored away with the other leftovers. My dad doesn't cook. He made eggs once and perhaps some spaghetti, but when my mom was away, we ate pizza and Burger King. He may not cook, but he can answer any and all questions pertaining to hot water heaters and car maintenance, so we let that slide. Anyway, despite his lack of kitchen experience, every year after Thanksgiving, he makes a special meal. I'll spare you the name he coined for his world family famous leftover creation, but let's just say that the food tastes better than it's name. I have a reputation to maintain on this here blog and would hate to soil my good name by sharing such a distasteful detail.

Since I'm so klassy and all.

Four days away from the blog = wordy Alison.

So, we had a nice time. The trip, despite the aforementioned bathroom issue, was uneventful.
Our time spent with Craig's sister was lovely, as well. Caroline hit it off big time with her cousin, Erin, who is 6 months older. They were inseparable, which was great for every one.

Dinner was tasty and the company was equally as enjoyable.

On Friday, instead of braving the crowds in search of cheap flat screen TVs and $7.50 puffer vests from Target, I took a drive to visit my pal, Sissy. Sissy and I go way back back to high school, where we both had curly brown hair and excellent study habits. Sissy still has curly hair (and study habits, I presume), so I guess that goes to show which one of us was the recipient of an ill-advised perm back then.

I had a few of those ill-advised perms in my younger years and have since found my way back to the straight hair God intended for me to have.

It was really nice to visit with an old friend. We had lunch, did a little shopping and talked.
It's no secret that I lack true friendship in my everyday life and while one lunch with an old friend won't do anything to change that, Friday's meet up was just what I was craving.

I'm also quite proud of myself for braving major highway all by myself, without the help of a GPS (perhaps I should have gotten up at 4am to buy one on Black Friday), and not getting lost. I got slightly disoriented once, but I did not get lost. This is a huge accomplishment for me. I don't usually drive very far by myself. Not because I can't, but mostly because I rarely find myself in a position that requires it.

Our time in NC was enjoyable.
The traffic in Virginia was not enjoyable.
De ninguna manera.
What took us 4 1/2 hours to drive on Thursday took us around 7 hours (minus a stop for dinner) on Saturday.

Even so, it was worth it.
It was nice to escape from the mundane.

We should do that more often.


Bumbling Cops Mistake Krispy Kreme Icing for Meth - Recipes

Specifically 1-95 traffic between Richmond and DC. Es terrible.

We've never encountered smooth sailing on that stretch of road chances are we won't any time soon.

Traffic woes aside, I'm happy to report that Craig, Caroline and I had a nice Thanksgiving trip to North Carolina to visit with Craig's sister and her family. The trip on Thursday was effortless. Except for the fact that McDonald's wasn't open in some town with a name that I do not recall, on I-95 in Virginia, and we had to stand in a very long line to use the restroom in an OLD gas station. Now here's the thing: I don't mind using the facilities in a brand new convenience store. You know, the kind with 18 gas pumps and soda fountains that offer 27 varieties of soda plus those drink additions like vanilla, cherry and lemon.

Those I can handle. New gas stations have new bathrooms.

Call me picky.
Call me high maintenance.
Call me a bathroom snob.
Call me whatever.
It's all true.

When it comes to travel and where I choose to make a pit stop, I'm not willing to sacrifice my standards.

Well, unless I REALLY have to go.

In emergent situations, as in the "I souldn't have gotten the large diet Coke" type of situation, I just close my eyes, don't touch a thing, all the while hoping Caroline is doing the same. And then, of course, I follow up with copious amounts of soap and hot water. and an extra application of hand sanitizer, just for kicks.

So, McDonald's was closed. Which is nice for the workers, since it was Thanksgiving and all. I think the McDonald's I worked at way back in the day was open for at least the morning on Thanksgiving to provide travelers with a nice, hot, trans fat laden breakfast and bathroom pit stop while on their way to gorge themselves on Grandma's turkey, Aunt Shirley's green bean casserole and Cousin Velma's jello salad.

And while I'm rambling, let me just say that I lived in a family that did not make jello salad OR green bean casserole for Thanksgiving. Heck, I didn't know what green bean casserole was until I moved to Florida. There is nothing wrong with it, I'll eat it, if placed in front of me, but it just wasn't a staple growing up.

Perhaps it's just a regional thing? However, I'm sure many families living on the west coast eat green bean casserole.
We ate cream of mushroom soup in other applications just not cream of mushroom soup mixed with green beans and french fried onions.

We're just odd ducks, I suppose. Yep, that's probably it.

We've had many unconventional Thanksgivings. For a few years we went to the movies and then went out to eat. Yay for Turkey Day buffet.
One year, we sat down to eat, enjoyed our meal that my mom lovingly prepared and then my dad said, "the dinner was great, Nancy, but you forgot the mashed potatoes."

Bueno en realidad no. Our potatoes came dehydrated in flake form in a box with the only requirement being to add water and stir. I could take or leave those. I'm more of a stuffing girl, anyway.

We may not have eaten them on Thanksgiving that year, but I can assure you that there were some mashed potatoes made on the sly after dinner and stored away with the other leftovers. My dad doesn't cook. He made eggs once and perhaps some spaghetti, but when my mom was away, we ate pizza and Burger King. He may not cook, but he can answer any and all questions pertaining to hot water heaters and car maintenance, so we let that slide. Anyway, despite his lack of kitchen experience, every year after Thanksgiving, he makes a special meal. I'll spare you the name he coined for his world family famous leftover creation, but let's just say that the food tastes better than it's name. I have a reputation to maintain on this here blog and would hate to soil my good name by sharing such a distasteful detail.

Since I'm so klassy and all.

Four days away from the blog = wordy Alison.

So, we had a nice time. The trip, despite the aforementioned bathroom issue, was uneventful.
Our time spent with Craig's sister was lovely, as well. Caroline hit it off big time with her cousin, Erin, who is 6 months older. They were inseparable, which was great for every one.

Dinner was tasty and the company was equally as enjoyable.

On Friday, instead of braving the crowds in search of cheap flat screen TVs and $7.50 puffer vests from Target, I took a drive to visit my pal, Sissy. Sissy and I go way back back to high school, where we both had curly brown hair and excellent study habits. Sissy still has curly hair (and study habits, I presume), so I guess that goes to show which one of us was the recipient of an ill-advised perm back then.

I had a few of those ill-advised perms in my younger years and have since found my way back to the straight hair God intended for me to have.

It was really nice to visit with an old friend. We had lunch, did a little shopping and talked.
It's no secret that I lack true friendship in my everyday life and while one lunch with an old friend won't do anything to change that, Friday's meet up was just what I was craving.

I'm also quite proud of myself for braving major highway all by myself, without the help of a GPS (perhaps I should have gotten up at 4am to buy one on Black Friday), and not getting lost. I got slightly disoriented once, but I did not get lost. This is a huge accomplishment for me. I don't usually drive very far by myself. Not because I can't, but mostly because I rarely find myself in a position that requires it.

Our time in NC was enjoyable.
The traffic in Virginia was not enjoyable.
De ninguna manera.
What took us 4 1/2 hours to drive on Thursday took us around 7 hours (minus a stop for dinner) on Saturday.

Even so, it was worth it.
It was nice to escape from the mundane.

We should do that more often.


Ver el vídeo: Disfrutando un Rico cafecito con Donitas (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Hippogriff

    Lo siento, eso no ayuda. Espero que te ayuden aquí.

  2. Irving

    Permites el error. Ingrese, discutiremos. Escríbeme en PM, lo manejaremos.

  3. Aristaeus

    que haríamos sin tu notable frase



Escribe un mensaje